Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

EL AIRE QUE RESPIRAMOS

La respiración es tan fundamental que se puede decir que respirar es sinónimo de vida. Tan fundamental que es lo primero que hacemos cuando nacemos. El corazón es el motor del cuerpo y antes de nacer ya está en funcionamiento, pero para nada serviría si la respiración fallase en esos primeros segundos de nuestra vida.

Es por tanto fundamental que lo que respiramos sea de buena calidad.

Cuando el aire no está en condiciones óptimas para nuestra salud el organismo tiene medios para paliar en lo posible esos defectos y hacer que lo que realmente entra en nuestros pulmones sea menos perjudicial.

El aire óptimo no solo depende de aspectos contaminantes, también la temperatura o la humedad son aspectos fundamentales o por lo menos muy importantes. Cuando una persona está en buenas condiciones de salud apenas notará estos cambios, digamos, secundarios, pero cualquier deterioro en la salud, por mínima que nos parezca, puede hacer que un poco más o menos de humedad en el ambiente o unos grados más o menos de temperatura haga que lo notemos de manera significativa.

Los que seguís este blog sabéis perfectamente mi condición de laringectomizado y pensando en ellos escribo este artículo, procurando dar unos consejos que espero sean de utilidad para los que estéis en estas mismas condiciones.

Se me ha ocurrido este tema porque esta mañana me ha contado un ‘colega’ la experiencia vivida en su carne a causa de una grave imprudencia debida a, creo yo, falta de información.

Se ha puesto en días pasados a limpiar una chimenea. A pelo, sin filtro alguno, tan solo con un ligero pañuelo. No lo volverá a repetir, de esto ha quedado más que convencido. A punto estuvo de tener que ir a urgencias en las peores condiciones posibles. Aún es joven y eso quizá le ayudó a soportarlo mejor.

Nuestra condición de laringectomizados nos priva de todo tipo de filtro que en una persona normal hace la nariz e incluso la boca. Nosotros dispones de unos filtros para laringectomizados con el sistema llamado HME que están preparados para aliviar los efectos perjudiciales del un aire no óptimo aunque no para casos tan extremos. Y los pañuelos de tela o punto que se suelen usar están preparados para prevenir la entrada de partículas sólidas de cierto tamaño, ni siquiera filtran el polen u otras sustancias volátiles o contaminantes. Por lo que nuestro buen hombre metió en su pulmón… todo lo inimaginable. Prefiero ni pensar en ello.

Supongo que los profesionales deshollinadores que en este tiempo se dediquen a esos menesteres irán provistos de filtros específicos para esos menesteres, no creo que trabajen en condiciones como vemos en alguna película ambientada en el siglo XIX o primeros del XX. De modo que cuanto más nosotros. Bueno, para que andar con rodeos, que a nadie se le ocurra nada por el estilo. Se juega la vida. Así de claro.

Hemos hablado muchas veces de los cuidados que tenemos que tener con el agua, pero poco o nada de los peligros de ciertos aíres espesamente contaminados. Y yo creo que los efectos pueden ser tan malos o peores por la simple razón de que el efecto del agua es inmediato y el remedio, si lo hay, lo mismo, mientras que el efecto del aire contaminado no se ve de modo tan palpable.

De modo amigos laringectomizados que cuando veamos una atmósfera llega de polvo o similar escapemos de ella lo más lejos posible.

Tag(s) : #Laringectomía

Compartir este post

Repost 0