Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

RECUERDO EMERGENTE

Por mucho que nos hagamos los “valientes” e intentemos pasar página sobre tiempos pasados que nos fueron especialmente difíciles y duros, la mayoría de las veces no lo conseguimos. Puede que en ocasiones lo parezca pero normalmente es lo más parecido a una especie de espejismo de nuestra insegura memoria. Viene esto a cuento de que en estos días se cumplen 8 años de mi paso por el quirófano donde quedó mucho más que mi laringe y partes adyacentes, más incluso que mi voz. No soy de los que gustan de hacer de estas fechas un nuevo aniversario de mi vida, pero me temo aún a mi pesar, no ando muy lejos de que así sea.

Mucho antes de esa crucial fecha (17/12/08) algo me decía que el mal que yo tenía y que nadie veía, iba a ser mucho más importante de lo que parecía. Ese mal en principio no era más que una simple afonía pero, vuelvo a repetir, que yo me temía mucho más. Y eso me llevó a empezar a escribir en forma de diario un relato de todo lo que me estaba pasando. A la vez que me ayudaba a explayarme y desahogarme me servía de distracción, una más, para llenar esas horas que antes empleaba en el cotidiano trabajo y que una baja laboral de alejó de él, primero de forma transitoria y después definitiva.

Todos esos recuerdos escritos los publiqué en forma de Web para que tanto mis allegados y amigos como otros que pasasen por trances similares al mío pudiesen leer y consultar. Os aviso que es un relato bastante largo y seguramente monótono y un pelín aburrido. Muchos de vosotros, mis seguidores, ya lo conocéis pero seguramente que otros no. Este es el enlace del mismo, presidido por una foto en que estoy con mi primera nieta nacida pocas fechas antes:

Diario de un laringectomizado

He estado repasando lo escrito los días inmediatos anteriores y posteriores. Hacía mucho, seguramente años, que no lo hacía. Los recuerdos al respecto no se han perdido ni siquiera difuminado, ni mucho menos. Los tengo muy vivientes. Superados...? sí, creo que sí. Al menos daño no me hacen cuando me vienen al encuentro.

Esto fue lo último que escribí el día antes de la intervención y dos días después, estando ya en planta:

La que me espera mañana y el resto de meses sucesivos es muy fuerte. Estoy bastante bien, tranquilo, pero en cuanto me tocan el tema la emoción me puede. Y tengo mucho miedo a que cuando vengan las sorpresas (por mucho que me he informado algo nuevo y desagradable habrá escondido) y me pillen desprevenido y nervioso. No sé como responderé. Mañana a las 9.00 empezará mi nueva vida.”

“Considero que a partir de estas fechas, concretamente desde el día 17, ha empezado una nueva vida para mí. No quisiera ser dramático, pero es como lo veo y enseguida empezaré a sentirlo. Ya me lo esperaba, así que no me ha llegado por sorpresa. Lo siento así y nada más.”

No intento ser dramático y mucho menos pesimista con estas rememoraciones, solo que, como dicen los “entendidos”: ‘el que olvida su pasado está condenado a volverlo a vivir’. No creo que sea así de modo literario, pero algo de cierto tiene.

Cuando me vienen a preguntar, a pedir información, nuevos o futuros laringectomizados procuro no olvidar estos y otros peores momentos por lo que todos hemos pasado. La vida nos da recursos para superar todo o casi todo. Solo la muerte no tiene remedio, se dice. Pero no considero bueno ni justo ocultar o disfrazar demasiado los malos momentos por lo que una laringectomía han hace pasar. Son superables, desde luego que sí, pero lo que eso cuesta debemos no olvidarlo para no dar una imagen demasiado optimista y que pude conllevar mayores sufrimientos de los necesarios.

Si me permitís os dejaré esto tópico pero real recordatorio:

“Los caminos de rosas están hecho de flores que nacen entre espinas”

Tag(s) : #Laringectomía

Compartir este post

Repost 0