Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

¿NO HAY DOS SIN TRES?

            Hay dichos, slogans, refranes, lemas… que seguramente no tienen bases reales que confirmen su veracidad pero que sin embargo se acercan tanto a ella que terminan por ser aceptados por casi todo el mundo. La frase con que encabezo este artículo entra dentro de este encuadre con pleno derecho. Que uno tropiece dos veces o se equivoque de camino otras tantas o sea engañado en sendas ocasiones nada tiene que ver con que lo vuelva a hacer… o quizá si?  La sabiduría popular yo creo que tiene mucho que decir al respecto.

            Lo que voy a comentar a continuación es algo mucho más serio que una simple frase más o menos chistosa o burlesca.

            Durante los años que llevo laringectomizado me he dado cuenta de que muchos de mis “colegas” tienen la desgracia de volver a pasar por el trance de tener que luchar por nuevos cánceres. Pocas veces, no recuerdo ninguna, son consecuencias de recaídas sobre el ya padecido. Suelen ser otros que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo. Y no suelen ser llevaderos, a más de uno he tenido el dolor de tenerles que decir adiós.

            Que yo sepa no hay estadísticas al respecto y poco o nada se habla del tema al menos por parte de profesionales. En una ocasión lo planteé como tema para una conferencia y la forma en que me respondieron me dio a entender que era un tema muy escabroso por no decir intocable o tabú. -“De eso mejor no hablar, seguro que no lo entienden y en vez de ayudar puede crear alarma social”, me vinieron a decir. Yo lo tomé como una confirmación de mis temores.

            Ha pasado un tiempo pero es un tema que no he olvidado, todo lo contario. Y ahora he vuelto a retomarlo con razonamientos o motivos mucho más sólidos y hasta personales. Se lo he planteado directamente a un médico amigo y no le di opción a que solapase  del tema, se lo afirmé directamente y no me lo negó.

            Y es que también yo he caído en esa ruleta de segundo cáncer. Esta vez de próstata. La suerte (menuda suerte) ha querido que me lo descubriesen en un análisis rutinario y apenas se había desarrollado por lo que su extirpación parece que ha sido teóricamente fácil y total. A ver si el tiempo nos trae una confirmación de este pronóstico y gran deseo.

            No quisiera con este artículo desatar una avalancha de pesimismo y desmoralización, nada más lejos de un optimista como yo.

            Pero el optimismo no está reñido con el realismo y juntos tenemos que luchar por conseguir prevenir primero y superar después. Sobre todo prevenir. Lo de luchar ya sabemos cómo hacerlo. Lo de prevenir no es tan fácil, sobre todo porque no está tan al alcance de nuestra mano. Se puede prevenir el cáncer con una vida sana y responsable pero a la prevención que me gustaría llegar solo está en manos de nuestra sanidad y es esa la que debería empezar a reconsiderar que estamos en riesgo de posibles cánceres y utilizar los mecanismos que haya para prevenirlos o más aún para detectarlos lo antes posible.

            Con cierta frecuencia salen a la palestra de los medios de comunicación noticias sobre progresos en prevención y pronta localización de diversos tipos cánceres. A veces, dicen, que con un simple análisis de sangre. Yo pongo por ejemplo la campaña que desde hace años se desarrolla en el Euskadi sobre el cáncer de colon a través del análisis de una muestra de heces Es solo un ejemplo pero importante

            Creo que no está de más una cierta concienciación de nuestros riesgos y pedir a nuestros médicos de familia que a la hora de hacer esos análisis rutinarios incluyan los varemos que hagan falta para detectar posibles cánceres. El de próstata, lo sé por propia experiencia, se detecta en uno de sangre que incluya datos sobre PSA. A mí me ha salvado no sé si la vida pero como poco una larga y dolorosa recuperación.

Tag(s) : #Laringectomía

Compartir este post

Repost 0