Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Dia-sin-tabaco.jpg

En 1987 se estableció el 31 de Mayo como día mundial  sin tabaco por parte de los miembros de la OMS (Organización Mundial de la salud) con el fin de intentar frenar su consumo. Desde entonces se han creado distintas iniciativas por parte de los gobiernos para ayudar a ese propósito. Pero la falta de entusiasmo por parte de los mismos gobiernos, por una parte, y la resistencia e influencia de las tabacaleras, por otra, han hecho poco menos que inservible la lucha contra el tabaquismo.

Yo tengo que confesar que siempre he sido tolerante con el consumo del tabaco, quizá precisamente porque, aunque fumé algo durante algunos años de mi juventud, nunca me consideré fumador. O quizá también porque tengo muy poca fe en los números y estadísticas aplicadas a la salud. Y eso que las publicadas respecto a los efectos el tabaco son como para asustar:

 “La epidemia mundial de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas, de las cuales más de 600. 000 son no fumadores, mueren por respirar humo ajeno”  según la OMS.

El objetivo de este año para la citada OMS es conseguir la prohibición de la publicidad del tabaco. A corto plazo seguramente es una buena medida. Pero a medio y largo plazo, a mi entender, hay otra medida mucho más importante, la educación. Quizá los resultados no se vean tan cerca pero seguro que son mucho más eficaces.

Hace unos meses estuve con otros compañeros Laringectomizados dando una charla en un colegio y me informé para la ocasión. Tengo que decir que me quedé anonadado con lo que me encontré:

  • La edad media  inicio para empezar a fumar está en torno a los 13 años
  • La mayoría se inician antes de los 18 años
  • Y se vuelven adictos
  • Cerca del 25% comienzan a fumar antes de los 10 años
  • 16% de los jóvenes de 13 a 15 años son fumadores
  • 23% piensa que podría comenzar a fumar en los próximos 12 meses.

Ante estos datos no cabe la menor duda de que la educación es una baza muy importante, yo diría que la más importante. Pero la educación no es solo la que se imparte en los colegios, ni mucho menos. En casos como este, sobre todo, la educación es la que se vive en los hogares, las amistades, la sociedad en general. Y sobre todo es el ejemplo lo que más influye. La niñez y juventud son las etapas de la vida para aprender y si se consigue que aprendan a no fumar antes de que empiecen, mucho mejor. Una vez que han empezado el siguiente paso los convertirá en adictos y entonces todo se complica.

La correlación entre el tabaquismo y algunos tipos de cánceres es bien conocida por todo el mundo. Una de esas correlaciones está directamente relacionada con el cáncer de laringe hasta el punto de que, para muchos, el laringectomizado es considerado automáticamente como un antiguo fumador empedernido.

Llegado a este punto voy a narrar una anécdota que me ha pasado hace unos días, esta misma semana, y que, al menos en parte, me ha llevado a escribir este artículo.

Estaba en el trastero buscando una de esas cosas que se guardan y no se sabe donde, cuando se acercaron dos niños de unos 7 u 8 años con su madre. No los conocía de nada pero, un poco atrevidos, casi se meten dentro. Su madre los reprendió, pero qué más da, estaban jugando. Al oírme hablar y verme el filtro se quedaron mirando con ganas de preguntar, y lo hicieron:

  • “Que tienes ahí, que te ha pasado” Su madre hizo un intento de reprenderles pero antes contestó:
  • “Es que ha tenido una enfermedad” Y uno de los chicos, muy espabilado respondió
  • “A claro, tu antes le dabas bien al tabaco, he!

Su madre creo que diría eso de “tierra trágame” 

Dudé si contestar o no, pero si me callo los niños darían por verdad su suposición y como no me gusta mentir a los niños contesté:

  • “No, no a todos les pasa por fumar, y yo soy uno de esos”
  • “Veis niños, el señor ha tenido mala suerte”les dijo su madre.

Esta anécdota me ha confirmado una conclusión, la de que incluso los niños dan por hecho que ciertos cánceres están directamente relacionados con el consumo del tabaco. Y seguro que tienen razón, al menos las estadísticas se  la dan. Pero si esto es así y está admitido por la sociedad ¿cómo es que a pesar de todo esas mismas personas sigan fumando? Y más aún ¿cómo es posible que familiares muy cercanos a esos pacientes, lo sigan haciendo, sabiendo lo que saben y viviéndolo en sus propias casas? ¿Cómo es posible que después de vernos como estamos y pensando lo que piensan aún nos pregunten si molestan, con el cigarro ya encendido delante de nuestras narices?

No, molestar no molesta demasiado, podríamos decir, pero hacer daño si, y a usted más que a mi, seguro.

Conocida es la enorme cantidad de sustancias que contiene el tabaco. Se habla de unas 4000, muchas de las cuales son nocivas y muy aditivas. Una vez que están ‘instaladas’ en nuestro organismo es muy difícil sacarlas. Pero creo que cuando un niño aprende de su familia o de la sociedad en general que fumar es de “mayores” y ya mayores piensan que lo principal es disfrutar de lo que les gusta y no tienen una base educativa que les haya dicho lo contrario, todo este embrollo se convierte en un elemento más aditivo incluso que los que contiene el tabaco.

Dicho de otro modo, si desde niños aprendiesen que el tabaco puede ocasionar enfermedades graves y muy pocos placeres, que comprar tabaco a diario puede ser tan caro como mantener un coche grande, que con ese dinero que se gastan pueden pagarse unas buenas vacaciones, etc. etc. etc. Si todo ese se aprendiese a su tiempo, de niños y jóvenes, ni la publicidad más agresiva sería capaz de hacerles cambiar.    

Pero me temo que todo está al revés. Que podemos ser capaces de darle un escarmiento a un niño por verle fumar pero después le enseñamos a hacerlo con la mejor de las enseñanzas, el ejemplo. Así no hay manera.

La OMS ha editado un vídeo con ocasión de este Día Internacional Sin Tabaco, 31 de Mayo de 2013.

Podemos ver a una marioneta bailando al son de… de cualquiera.

 

Vìdeo citado 

1.png

Tag(s) : #Laringectomía

Compartir este post

Repost 0