Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

SOUND OF SILENCE   

Siempre me ha gustado esta canción de Simon and Garfunkel , también en música Inca. Nunca pensé que llegaría a estar tan unida a mi vida. Sonido del silencio. Valor del silencio. Mucho se ha dicho sobre la importancia del silencio,  saber callar a tiempo,  no decir cosas sin sentido, hablar solo con propiedad, hablar sobre lo que conocemos, etc. etc. He buscado citas sobre el tema y he seleccionado las que siguen:

            La palabra es plata y el silencio es oro

            Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo

            El silencio es un gran arte para la conversación

            A los silenciosos no se les puede quitar la palabra

Seguramente ninguno de los que firmaron estas citas había estado en silencio por obligación, porque no podía hablar, porque una enfermedad le había quitado el habla. Pero eso no quita valor a la frase, a ninguna de ellas. Se dicen muchas tonterías que nos hubiera sido mucho más interesante no haberlas dicho. Pero sin lugar a dudas es mucho mejor hablar que callar. Es muy duro tener algo que decir y no poder, estar en una conversación como ‘convidados de piedra’, preguntarnos cosas que no podemos contestar.

Pero como prefiero ser optimista que pesimista, ver la botella medio llena en vez de medio vacía, sacarle punta de humor a la adversidad, superarme por encima de todo, voy a tratar de sacarle algo positivo a nuestra situación. Bueno, a la que a todos nos ha tocado vivir aunque poco a poco vayamos superando. Algunos más que otros pero que al final todos lo conseguiremos. Si no al 100% pues a lo que cada podamos. Ya sabemos que hablar como antes no nos será posible.

Hay situaciones de las que nos podemos librar muy fácilmente solo por el hecho que no poder hablar. Por ejemplo, cuando nos paran para hacer una entrevista ‘de solo un minuto, por favor’. Cuando nos cruzamos con  algún vecino pelma que siempre nos suelta los mismos tópicos. Las discusiones inútiles de temas políticos. Y no digamos de los futbolísticos. Las llamadas a la puerta de los testigos de Jehová. Los vendedores, sobre todo de ofertas telefónicas y energéticas, tan insistentes ellos. Un sinfín de ocasiones en que nos viene muy bien, al menos a mi, el no tener que atender.

Otra ventaja de no poder hablar es que nos vemos obligados a ejercitar el lenguaje mímico con, a veces, grandes satisfacciones. Pongo por ejemplo cuando alguien nos pregunta por una calle en nuestra ciudad o un camino en el campo. Ver cómo conseguimos que nos entiendan es una gran satisfacción. Y si a esos gestos les añadimos unos balbuceos y conseguimos que no entiendan en una oficina, comercio, bar o similar ni te cuento. Y el culmen de estas satisfacciones es cuando ya podemos usar unas palabras que tanto trabajo nos cuesta sacar y ver que los demás las entienden.

Una imagen vale más que mil palabras, pero pocas veces una película supera una buena novela. Una palabra vale más que mil gestos, pero un silencio a tiempo puede solucionar mil problemas.

Seguiremos luchando por conseguir ese habla que el cáncer nos quitó pero sin despreciar lo que nos quedó, que es la vida. Nunca tendremos la facilidad de palabra que teníamos antes de la operación pero podemos hacer que la voz que consigamos llegue muy lejos, a todos los corazones de los que nos oigan. Me impresiona ver cómo todos se callan cuando intento decir algo, como alguno que se da cuenta manda callar a los demás. No será muy importante lo que diga, pero seguro que les llega a todos mucho mejor que las voces, casi gritos, en que a veces se convierten nuestra conversaciones.

El día que me dijeron que tenía cáncer nació mi nieta. Desde entonces estamos mano a mano a ver quién empieza a hablar antes. De momento le voy ganando, pero seguro que en esta carrera de fondo ganará ella, lo hará mejor que yo. Pero no he renunciado a que aprenda, tanbién de mí, a hablar.

En estos enlaces con YouTube podemos ver dos versiones de la canción

Simon & Garfunkel                         

Melodía Inca

    Poema Silencio

Cuando tú te quedes muda,
cuando yo me quede ciego,
nos quedarán las manos
y el silencio.

Cuando tú te pongas vieja,
cuando yo me ponga viejo,
nos quedarán los labios
y el silencio.

Cuando tú te quedes muerta,
cuando yo me quede muerto,
tendrán que enterrarnos juntos
y en silencio;

y cuando tú resucites,
cuando yo viva de nuevo,
nos volveremos a amar
en silencio;

y cuando todo se acabe
por siempre en el universo,
será un silencio de amor
el silencio

                                               Andres Eloy Blanco

Tag(s) : #literatura

Compartir este post

Repost 0