Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Libros.jpg

Hace unos días recibí el dibujo que encabeza este artículo y como me pareció curioso lo publiqué en Facebook. Es un tema que está muy en boga hoy en día, la posible desaparición de la letra impresa, tanto en libros como en periódicos y revistas, y la consiguiente preocupación por parte de muchos que hemos nacido, quizá sería mejor decir crecido, entre libros. Puntualizo esto porque en mi niñez tener un libro no era lo más corriente en una casa, más bien era casi un lujo. Pero pronto aparecieron las tiradas populares, el todo a 100 de la cultura, que empezaron a llenar de libros las estanterías de cualquier casa, hasta de las más modestas y  poco cultas que los compraban a medida, si a medida, por metros. Tanta estantería tantos libros necesito.

El libro poco a poco se ha ido haciendo un objeto más en nuestra cotidiana vida. Hay quien hasta los lee (perdón por la ironía). Pero hasta llegar a este punto el camino ha sido muy, muy largo. El libro ha sido durante muchos siglos un artículo de lujo. De aquellos ejemplares únicos que se pasaban de generación a generación y la única manera de divulgarlos era a través de copias a mano, obras de arte auténticas, se pasó a la imprenta, al principio lento pero eficaz y muy caro aún. Seguro que en ese cambio también hubo opiniones encontradas, unos apuntados al arte de copiar a mano y otros a la ventaja de la difusión rápida y más económica. Ni que decir tiene que ganaron los prácticos.

Creo que se puede decir que hasta mediados del pasado siglo el libro no dejó de ser un artículo para privilegiados. La colección ‘Austral’ primero y la ‘Biblioteca Salvat’ después (esta muy anunciada por tve) fueron los que abrieron la entrada a otra forma de ver y tratar los libros. Todo el mundo tenía acceso a poder comprarlos por muy poco dinero. Hoy en día hay muchas casas con auténticas bibliotecas en sus paredes.

En esta situación llegamos al siglo XXI en que muchos temen que el libro de papel pueda desaparecer. Puede ser, aunque los de nuestra generación, los nacidos en el siglo pasado no lo veremos. Por otra parte no tenemos porqué tener miedo a las nuevas tecnología. He hecho una pequeña historia del libro impreso para dar a entender que cuanto más fácil nos lo ponen más fácil lo tenemos para aprovecharnos, es decir, cuando más económica sea la cultura mejor para acceder a ella.

En este punto me hago una pregunta ¿Dónde está lo importante, en el papel o en lo que contiene? Cuando yo era un niño recuerdo que mi padre nos leía en voz alta el único libro que había en casa (aún lo conservo), después empecé a comprar y a leer mis propios libros, si algún día me toca leer en un libro electrónico sabré adaptarme. Creo que si me tocase ver la desaparición del libro en papel los añoraría pero no lloraría por ellos. Si algún día dejasen de escribir libros, eso si que además de añorar y lamentar me haría llorar.

Tag(s) : #literatura

Compartir este post

Repost 0